Plantas sanas sin productos químicos

El mantenimiento 100% orgánico de tu huerto es posible.

Un huerto libre de productos químicos en el entorno urbano, tiene altas probabilidades de atraer a todos los bichitos, puesto que además de ser un oasis en la ciudad, será mucho más sabroso para ellos.

Sigue las pautas que te damos a continuación

Pero antes de comenzar, debes tener en cuenta que cada ser vivo cumple una función en el ecosistema del huerto. No se trata de aniquilar cualquier potencial amenazador, sino de controlarlo para que no se convierta en una plaga, y hacerlo de modo que no se dañe la riqueza biológica propia del suelo.

1. Lo primero que debes hacer es aprender a identificar bien cada uno de los seres vivos que pueblan tu huerto y su entorno , para posteriormente poder tratar los que puedan estropear la cosecha.

2. Lo segundo es promover la lucha biológica, dejando que vivan en él los enemigos naturales de las plagas, los “insectos que comen insectos”.

Por ejemplo, las catarinas, las tijeretas o las lombrices son beneficiosos; los primeros se alimentan de los pulgones, y las últimas enriquecen el suelo de manera natural.

3. Cómo tercer paso te recomendamos que en la medida de lo posible establezcas asociaciones beneficiosas de plantas en tu huerto. Algunas plantas y hierbas aromáticas sembradas cerca de las hortalizas ayudan a protegerlas.

Algunos de estos ejemplos son la albahaca protege a los tomates del pulgón, los mosquitos o la mosca blanca, la salvia ahuyenta el pulgón también de los tomates y las judias, y la caléndula protege frente a mosquitos o nematodos.

Investigar sobre las asociaciones de plantas más beneficiosas hará que el mantenimiento de nuestro huerto sea mucho más sencillo.

4. El cuarto paso es utilizar estimuladores vegetales o repelentes orgánicos en cocciones o extractos, como los siguientes: el aceite de neem, la ortiga, el ajo o el ajenjo.

5. Y por último, recomendamos la intervención física. Es decir, colocación de trampas de cerveza para caracoles y babosas, poda de tallos y hojas estropeados por la cenicilla (hongo), extracción manual de escarabajos o pulgones.

Prevención

Por supuesto, lo mejor es prevenir, observando y manteniendo tu huerto en condiciones óptimas de humedad y nutrientes.

Si le dedicas un tiempo varias veces a la semana a observar los cambios, es más probable que alcances el problema a tiempo de solucionarlo y no tengas que lamentar la perdida de unas estupendas acelgas a manos de unos escarabajos minadores hambrientos.

Te recomendamos

En Metro Huerto hemos elaborado un plan guiado de MANTENIMIENTO 1-2-3, que te ayudará a mantener tu huerto sano y a obtener cosechas más productivas de manera sencilla y práctica.

Se trata de un Kit de Mantenimiento orgánico (aceite de neem, caldo sulfocalcio, solución de ortiga, té de humus de lombiz) + un manual detallado que te calendariza y explica las dosis, los tipos de plagas, y cuando y cómo aplicarlo.

También hemos diseñado el esquema de cultivo PLANTAS QUE CURAN PLANTAS con ajenjo, ortiga, tajete, crisantemo, cebolla y ajo, con los que podrás combatir mosca blanca, gallina ciega, pulgón, insectos predadores, y estimular la floración y producción de raíces y hojas.

Si quieres más información sobre estos productos, puedes mandarnos un correo a contacto@metrohuerto.com, estaremos encantados de atenderte.